• julio 3, 2022

    Consejos de ahorro personales

    Feb 3, 2022

    Es difícil ganar, pero por otro lado, es rápido si no controlas las tarifas. Mucha gente piensa en cómo ahorrar más e incluso emprender diversas estrategias, pero nunca se materializan por falta de perseverancia o por la tendencia de nuestro cerebro a priorizar las recompensas a corto plazo. La clave para preservar y cuidar tu salud financiera es desarrollar pequeños hábitos diarios que hagan una gran diferencia en tu bolsillo.

    Desde hace tiempo, existen varios blogs de finanzas y economía que nos ayudan a ahorrar.

    En este artículo te contamos una serie de consejos de ahorro personales.

    1. Abrir una cuenta de ahorro

    Abrir una cuenta que no sea la cuenta corriente brinda a los usuarios oportunidades de ahorro. Reservar una cierta cantidad cada mes puede hacer que esta tarea sea mucho más fácil una vez que reciba su cheque de pago. Además, la mayoría de los bancos ofrecen diferentes productos de ahorro que permiten que los fondos depositados crezcan, por lo que no solo estás ahorrando sino también ganando. Las ventajas no se detienen ahí. Tener cierta cantidad de dinero en la cuenta ayuda cuando tienes gastos imprevistos porque es líquido y se puede mover y usar cuando sea necesario.

    2. Establecer presupuestos mensuales o semanales y metas de ahorro

    Las cuentas de ahorro son una gran herramienta de ahorro, pero de poco sirven si tus aportes no son fijos. Por eso, definir un presupuesto mensual o semanal y fijar metas a alcanzar es uno de los mejores hábitos de ahorro. A través de la «app» del banco, puedes alcanzar cualquier objetivo de ahorro que te propongas. Solo necesitas abrir la meta, ponerle un nombre, por ejemplo «mi viaje deseado» y elegir la cantidad que quieres ahorrar y una fecha para lograrlo.

    3. Hacer semanas de ahorro

    A veces, gastar demasiado los fines de semana no se ajusta al presupuesto. Cuando esto suceda, debes tener claras tus metas de ahorro y entender que si deseas ahorrar una cantidad fija cada mes, tendrás que compensar. Así que empieza una «semana de ahorro» y evita salir mucho o comprar cosas no imprescindibles para ahorrarte unos euros extra.

    4. Comparar precios

    No se trata de verificar si el papel higiénico es más barato en un supermercado que en otro, se trata de comparar dónde puede obtener los alimentos más baratos en general. Hoy en día, casi todos los supermercados tienen tiendas en línea, que tienen el mismo precio que las tiendas físicas, excepto por los productos por peso. Por ejemplo, hacer una compra de «prueba» con un producto que normalmente compra puede ayudarlo a descubrir dónde puede ahorrar aún más.

    5. Compra ‘online’

    ¡Ojo! Este último consejo también es muy útil si decides comprar online. Normalmente, cuando vas al supermercado o vas de compras, porque necesitas algo en particular, terminas picando: la misma barra de chocolate extra que un suéter de 20 euros. Este tipo de compra puede evitar precisamente esto, comprar algo que no es prioritario porque no ir a la tienda evita el estímulo externo que incita a un mayor consumo.

    6. Aprovechar los ‘special prices’

    Lo mismo ocurre con no comprar cosas innecesarias, lo cual no es aceptable para todos. Pero incluso si vas a seguir comprando ropa, hay algunas formas de ahorrar. Muchos establecimientos y cadenas están promocionando «especiales», que son descuentos en ropa selecta. Y, si bien puede parecer que suelen ser los «peores», no lo son. Estos descuentos no se optan por la ropa más fea, sino por la ropa que se vende en menos o se produce en exceso. Son precios estables, es decir, no bajan ni suben, por lo que no hay un «coste de oportunidad» de vender que te haga dudar si comprar ahora o esperar una semana. Además, las tiendas suelen tener un amplio catálogo, desde pantalones hasta abrigos, desde bolsos hasta zapatillas. Así que puedes comprar ropa nueva de temporada por menos de la mitad del precio.

    7. Planificar las comidas y llevar un ‘tupper’ al trabajo

    Hacer pedidos en las comidas, planificar las compras y armar un menú semanal ayuda a ahorrar y mucho. La comida real es saludable porque se basa en frutas, verduras y carnes y pescados sin procesar, y preparar la comida que consumiremos en la oficina puede ahorrar mucho dinero. Además, las «pequeñas compras» se pueden evitar planificando, por ejemplo, el desayuno, el almuerzo y las meriendas a lo largo del día.